Precisiones entre los manifolds de CO2 y N2O

Un consiste en la conexión de un grupo de cilindros de gas comprimido a un mecanismo de control y luego a un sistema de distribución, cada cilindro está conectado a través de una manguera o tubería flexible a una tubería común que normalmente irá a una válvula (o ) de control y medición antes de ser liberado para aplicar el gas. En un ambiente de hospital, el nitrógeno, el óxido nitroso y el dióxido de carbono provienen de un grupo de cilindros para ser canalizados a las áreas del edificio.

Precisiones entre los manifolds de CO2 y N2O

Con base en esta definición, quizá pienses que los cilindros que componen un de este tipo están completamente llenos de gas, esto es un error común.

Mitos sobre los manifolds de dióxido de carbono y óxido nitroso

La mezcla de líquidos y gas      

Muchas personas no se dan cuenta de que los tanques de dióxido de carbono y óxido nitroso se constituyen aproximadamente en un 70% de líquido, este fluido es una versión liquidada del gas, debido al hecho de que casi todas las aplicaciones médicas requieren estos compuestos en forma gaseosa, el líquido debe hervir o vaporizarse antes de estar listo para usarse en su propósito previsto.

No sólo el líquido debe convertirse en vapor, sino que la transformación debe producirse a una velocidad que permita el uso suficiente.

Tasas de presión

Hay factores que deben tenerse en cuenta al retirar el gas de un cilindro, el estándar industrial es de 50 scfh (tasa estándar por hora) para un cilindro del tamaño estándar con una temperatura máxima de 70 ºF. Es importante mantener esta tasa de presión para mantener la seguridad en las operaciones del recinto.

El número de cilindros en el manifold es otro factor que influye en la cantidad de gas que se extrae del tanque, el número de cilindros en un manifold es directamente proporcional a la cantidad de gas que puede liberarse en una cantidad de tiempo dada.

La temperatura ambiente es la temperatura de la zona que rodea un objeto, la misma también está directamente relacionada con la velocidad en que el gas se extrae de un cilindro, a medida que la temperatura ambiente cambia también lo hace el flujo de gas, si la temperatura ambiente sube o baja, el flujo de gas también lo hará.

Anteriormente, no era posible instalar cilindros de dióxido de carbono y óxido nitroso en áreas con una temperatura ambiente que pudiera descender por debajo de los 20º F. Esto cambió con la edición 2012 del manual del código de la asociación nacional de protección contra incendios (NFPA, por sus siglas en inglés), que permitió instalar colectores en áreas donde la temperatura ambiente sea capaz de bajar a -20º F.

Calentadores y velocidad de flujo

Otro malentendido o concepto erróneo común es que “los calentadores que se encuentran en los manifolds o en el distribuidor son capaces de influir en la velocidad del flujo de gas”. Los calentadores sirven principalmente para evitar la congelación de los reguladores primarios.

La congelación del regulador ocurre cuando el gas se descomprime y se hace más frío, esto llega a causar la formación de cristales de hielo en los orificios o fugas cuando hay un alto flujo de gas. Considera usar un extintor de incendio de dióxido de carbono y la ‘nieve’ que este crea, por ejemplo, si el gas entra en un regulador con una temperatura ambiente de 70º F, la temperatura del gas podría enfriarse o disminuir al punto de alcanzar los -30º F.

Si no se supervisa, los calentadores también llegan a presentar problemas de seguridad, ya que se ha encontrado que causan que las temperaturas superficiales de las del manifold se vuelvan extremadamente calientes.

Presión y caudales de gas

Se ha demostrado que un aumento en la temperatura ambiente aumenta la presión del cilindro, este factor se ilustra observando la presión del óxido nitroso a 70º F, la presión a esta temperatura es de 745 psig, pero aumenta significativamente a medida que aumenta la temperatura ambiente. A 100º F, la presión del cilindro se ha llegado incluso a los 1,000 psig.

Una disminución de la temperatura ambiente tiende disminuir posteriormente la presión en un cilindro, un cilindro de óxido nitroso con una temperatura ambiente de 20º F tiene una lectura de presión de 400 psig. Cuando la temperatura desciende a -20º F, la presión disminuye a 200 psig,  onociendo estas fluctuaciones, los cilindros deben ser protegidos de cualquier elemento exterior, ya sea calor directo o temperaturas de congelación.

Conclusión

Para un funcionamiento más seguro y eficiente de tu manifold, haz que el sistema se instale en un área controlada contra el clima que tenga un refugio adecuado de los elementos que puedan afectarlo, así como probarlo en un horario regular.

El mayor malentendido con respecto al óxido nitroso y a los manifolds de cilindros de dióxido de carbono es el hecho de que los cilindros conectados al manifold son más líquidos que el gas y su peso llega a cambiar cuando se mueve, así como a congelarse si se evacua demasiado rápido.

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí

Deja un Comentario...

*