3 mejores prácticas de contratación de gas medicinal

Entre los artículos esenciales del sistema hospitalario se encuentra el gas medicinal, el cual debe cumplir con los patrones de limpieza médica. Estos productos suelen ser inodoros e incoloros.

El gas medicinal se envasa en cilindros de acero compuestos por una sola pieza. Dichos cilindros se distinguen entre ellos por la etiqueta de identificación y el color del cilindro.

Este gas no es inflamable y se utiliza en conjunto para todo tipo de terapias respiratorias, algún analgésico como un sedante de menor concentración o anestesia, y de igual forma es un regulador del ácido base de la sangre.

Estos gases incluyen:

  • dióxido de carbono,
  • nitrógeno,
  • óxido nitroso,
  • aire comprimido y oxígeno.

Cumplen con distintas funciones como estimulante respiratorio, inductor de anestesia y enriquecedor de la concentración de oxígeno.

3 mejores prácticas de contratación de gas medicinal

Un contrato mal negociado crea una carga a largo plazo en el sistema de salud. Es muy importante una revisión minuciosa de estos debido a que los proveedores exigen contratos largos y variedad de tarifas que serían desfavorables para los contratantes.

Hay varios factores que deben evaluarse al momento de realizar un contrato con las industrias distribuidoras de gas medicinal:

  1. Evalúa todos los términos del contrato

La oferta del gas medicinal es limitada. Generalmente existe un monopolio con estas industrias, sus distribuidores tienen como clientes las plantas de soldadura y construcción, por ello estos contratos suelen ser los más difíciles de obtener.

Realiza una evaluación completa del acuerdo, enfocándote en las letras pequeñas de él, siendo posible que alguno no sea conveniente para sus fines, evite que contenga:

  • Renovación automática, es posible que se extienda el plazo del contrato si ocurriere algún imprevisto y sea desfavorable para tu industria.
  • Término imperecedero, que el contrato no caduque y tampoco necesite aprobación para la extensión de este, se recomienda que sea uno con un plazo de siete a diez años.
  • Lapsos de tiempo cortos, que el contrato no tenga una duración menor a cinco años, debido a que no es favorable para los cilindros.
  • Que no contenga indemnización de los distribuidores, por ejemplo, en caso de agotarse el tanque de gas a granel antes de lo previsto.
  • Precios indefinidos, evita que el contrato no contenga las tarifas establecidas, o los servicios que presten los proveedores.
  1. Establece un acuerdo a largo plazo

Se recomienda que el lapso del contrato sea entre los siete y diez años en el cual se deba pagar una tarifa fija mensual, separando los acuerdos del gas a granel y de los cilindros, con el fin de generar una flexibilidad en las negociaciones.

Asegúrate de que dicha separación posea términos de tiempo distintos, siendo primordial que el de gas sea a largo plazo y el acuerdo de los cilindros no sea menor a cinco años.

La determinación de costos está basada en un precio por 100 pies cúbicos, o lo que es lo mismo que CCF. Dicho cálculo sirve para conocer cuál será el índice de ahorro en caso de obtener un precio más bajo.

Los precios por tasa o recargo suelen variar dependiendo del caso, estos son algunos de los costos para negociar el gas a granel y cilindros:

  • Tasa de instalación

Por lo general esta suele ser una tarifa de precio. No obstante, también es cancelada mediante una mensualidad fija según lo establecido en el acuerdo.

  • Tasa de recarga de combustible

Se cobra mediante una tarifa por precio, la cual debe establecerse en el acuerdo.

  • Tasa del cargo de entrega

Teniendo unos montos con un valor elevado de diferencia, se recomienda establecerlo en el acuerdo para que exista una unicidad de precio.

  • Tasa de cumplimiento médico

Se determina por un cobro a precio y, de igual manera, los montos tienen una diferencia muy notoria.

Es posible que durante el tiempo del acuerdo se le presenten unas tasas no comunes como las de telemetría, de materiales peligrosos, inspección de alarmas, alguna cuota de certificación anual o médica o algún recargo por energía.

Hay que tomar en cuenta que estas tarifas son adicionales, por lo que las hacen negociables. No obstante, es posible que se incluyan en el precio del gas para generar menos costos.

Los cilindros tienen un precio por centímetro cúbico estándar, por lo que es necesario conocer el volumen de este. Existen varios tipos de cilindros de diferentes tamaños, usualmente los centros médicos compran entre 15 y 20 de manera constante.

El combustible es esencial para la operación de los cilindros, su costo se basa en el precio actual en el mercado y debe estar establecido en el acuerdo. En caso que exista un aumento, debe realizarse un recargo por combustible con previa aprobación.

Es importante que tomen en cuenta los precios de los cilindros usados y nuevos para que realices una comparación de costos, con ello llevar un control de aquellos que adquieras. En caso de alquilarlos, averigüa el monto diario y mensual.

  1. Tu proveedor no debe cobrarte por los cilindros perdidos

Es responsabilidad del vendedor llevar un control de los cilindros en cada entrega y notificar en caso de que falte alguno. Si a lo largo del contrato en ningún momento Te proporcionaron dicha información, no habrá forma de reintegrar un número al final.

Los términos del servicio de gas medicinal suelen tener mucho contenido, por lo que se recomienda evaluar con detenimiento los posibles acuerdos, tomando en cuenta los factores expuestos en compañía de un profesional en la materia.

Fuente:
getvalify.com

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí

Deja un Comentario...

*