Consideraciones clave en el diseño de la habitación del paciente, Parte II

Cuidar de la habitación de un paciente es un objetivo fundamental en la atención integral de cada uno de sus eventuales residentes. Más allá de la condición que los haya llevado hasta el centro asistencial, es imprescindible hacerlos sentir en total comodidad.

Una habitación de hospital tiene que cumplir con los requisitos fundamentales en pro de los objetivos integrales de un hospital. Tanto los de tipo operacional, de seguridad, eficiencia y por supuesto, los filosóficos (bienestar).

Consideraciones la para la habitación de un paciente

Y aunque no hay dos hospitales iguales, sí existe una guía básica a seguir para cuidar de la habitación de un paciente tan bien como el propio asistido. Aunque toma en cuenta los mínimos detalles, tener control de las consideraciones de ese lugar es siempre posible si…

  • Contamos con un buen diseño del espacio.
  • Sabemos manejar la ubicación y la visibilidad alrededor del entorno.
  • Pensamos en las diferentes características del paciente.
  • Abordamos la atención de calidad y seguridad.

Buen diseño de la habitación de un paciente

Toda habitación de un paciente amerita ciertos requisitos al ser diseñada. Un ejemplo claro lo escenifica los espacios del St Joseph’s Hospital ubicada en Minnesota. Gracias al sistema HealthEast, se mejoró el desempeño de las instalaciones al reformular su diseño.

Las áreas transformadas fueron las de servicios cardiovasculares y neurociencia. El objetivo fue plantear un entorno de continua atención para que el traslado del paciente fuese el menos exigente.

Quienes iban de cuidados intensivos hasta atención médica o quirúrgica no debían cambiar de piso durante su estadía. Todo estaba en un mismo nivel e incluso en un mismo espacio compartido, incluyendo servicios de terapia, rehabilitación y área de espera familiar.

Cada piso tenía 45 camas con una exposición provechosa de la luz natural y el entorno exterior. Los casos críticos contaban con gas médico y ventanas al corredor para una mejor vigilancia.

¿Cuál fue el aporte del nuevo diseño?

De no ser por esto, el St. Joseph’s Hospital hubiese cerrado y la comunidad aledaña hubiese quedado desprovista de un centro asistencial en el cual hoy continúan encontrando positivo respaldo.

Ubicación

El provecho de la luz natural y del entorno alrededor del hospital es propicio en el cuidado de una habitación por múltiples factores, incluyendo visibilidad, seguridad además de la necesaria comodidad del enfermo.

Si bien en el caso del St. Joseph’s Hospital existió un debate entre las habitaciones que debían ser visibles sin perjudicar la privacidad del atendido, el personal quería utilizar cuartos de baño externos para obtener una mejor visibilidad desde los pasillos a las habitaciones.

Sin embargo, a los diseñadores del nuevo entorno les inquietaba que la ubicación del cuarto de baño pudiese evitar que el atendido también disfrutase de dos grandes atractivos cercanos tal como el Capitolio y la Catedral St. Paul.

¿Cuál fue la solución de ubicación?

La habitación de un paciente en el St. Joseph’s Hospital quedó con el respaldo de la cama hacia la ventana del corredor, extendiendo las paredes del área familiar para hacerla más cómoda a la vez que permitía una visibilidad balanceada para el paciente.

El acceso al baño quedó junto a la cama del atendido y además de hacer más fácil su acceso se incorporó el uso de una barra de apoyo hasta el inodoro. Comodidad, seguridad y visibilidad.

Habitaciones para las necesidades de cada paciente

El pensar en las características de cada paciente requiere de buscar una forma de que la habitación cumpla a cabalidad con sus necesidades más básicas. Y hay que pensar tanto en su condición de salud como en su condición física.

Siguiendo con nuestro ejemplo, el piso de baño del St. Joseph’s Hospital contó con estándares de seguridad para pacientes con sobrepeso. Esto logra disminuir otros riesgosos incidentes como caídas o imposibilidad de movilización continua.

Además, cuatro habitaciones fueron equipadas con elevadores de techo bariátrico y baños reforzados con barras de sujeción. En cada sala de cuidados intensivos se ubicó una toma de agua de ósmosis para quienes requirieran de diálisis.

No solo se pensó en la habitación de un paciente sino en el desempeño del personal. Fueron ubicadas estaciones de trabajo para enfermería con acceso cercano a las habitaciones. Y las de cuidado crítico tenían una enfermera “anillo” para observación.

Atención de calidad y seguridad

La habitación de un paciente es la mejor vía para ofrecer atención de calidad y seguridad en cuanto a los servicios del hospital. Es el refugio en el que han de encontrar mejoría además de sentirse en un lugar cálido que promueva su tranquilidad.

Sea compartida o de tipo privada, el buen diseño de la habitación de un paciente es posible siempre que pensemos en sus necesidades de forma general además de las apropiadas para el cuidado de todo aquel que convive con él en el hospital.

No hay que descuidar ningún detalle. Algo tan simple como la visibilidad que se tiene del paciente o de su entorno puede hacer la gran diferencia y más en situaciones de emergencia.

Al momento de pensar en las consideraciones para la habitación de un paciente solo hay que tener en cuenta un punto principal: lograr un ambiente tanto armonioso como funcional.

Ir a la Parte I

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí