Escasez De Camas ¿Cómo Optimizar La Capacidad Del Hospital? (Parte 1)

Cada sistema hospitalario experimenta aumentos en el flujo de pacientes bien sea previsibles o no, pero en su mayoría las instalaciones no están diseñadas para manejar ningún tipo de oleaje simplemente porque no es rentable, a pesar de esto el personal sanitario puede hacer adaptaciones en las instalaciones siempre y cuando maneje los principios básicos tanto del problema como la solución.

Además existe una gran diferencia entre reaccionar a una oleada ya en curso y anticipar un aumento en el flujo de pacientes, y para algunos de nosotros el escenario «qué pasa si» rara vez ocurre o puede suceder con cierto grado de previsibilidad dependiendo del país, cultura e incluso sistema sanitario.

Escasez De Camas ¿Cómo Optimizar La Capacidad Del Hospital?

Entonces, ¿Cuál es la mejor forma de manejar estas oleadas? Es posible predecir las subidas de volumen de pacientes por medio del impacto en una base por turno con una cantidad justa de certeza, pero lo más razonable es analizar los datos de los censos diarios para identificar los días y horas más ocupados de la semana, una vez que se determina la tendencia el segundo paso sería preparase.

Formas de prepararse para volúmenes anticipados:

Modelo de dotación adaptado al censo máximo de día y hora

Al conocer que día y hora un servicio dentro del hospital estará a millón es más sencillo asignar médicos, proveedores de nivel medio, personal de apoyo, voluntarios e incluso familiares de pacientes en tareas específicas que faciliten todo el proceso.

Pensar en el proceso de admisión

Una de las fases más importantes que se debe agilizar es el proceso de admisión para evitar la acumulación pacientes en toda la entrada, además al esforzarse en optimizar el proceso de admisión y asignación de espacio es más sencillo organizarse en el espacio.

Organizar materiales por departamento

Al preparar cada área asegurándose que contará con los suministros necesarios, carros de apoyo, equipos para hospitales e incluso el personal de primera línea es más sencillo atender y referir pacientes cuando el flujo de estos se incrementa de forma repentina.

Activar servicios de alerta

Las soluciones para hospitales no sólo incluyen quirófanos híbridos o laboratorios de análisis virológico sino también pequeñas alarmas en las unidades de hospitalización, cuidados intensivos y salas de operaciones entre otros espacios que puedan avisar si el flujo de pacientes aumento para estar preparados.

Considerar los procesos de respuesta para saber cómo actuar

Durante la planificación y ejercicios semestrales de desastres es importante que el personal represente los escenarios de «qué pasaría» y utilizar los resultados como base para los procedimientos estándares, desde los departamentos de hospitalización hasta las salas de operaciones deben saber que pasos seguir en situaciones claves que no sólo representan una emergencia.

Muchos piensan que una emergencia es sólo un huracán, incendio o problemas con armas de fuego dentro del hospital, pero cuando el flujo de pacientes aumenta en forma desmedida por un virus la afluencia de pacientes carga el espacio físico y los procesos operativos, en pocas palabras un aumento inesperado en el volumen de pacientes agrava las proporciones del personal sanitario, equipos y suministros entre otros elementos.

¿Cómo aumentar la capacidad en una superficie hospitalaria?

Lo primero es concentrarse en los pacientes que se pueden atender primero y dirigirlos inmediatamente al departamento que corresponde, es importante priorizar las emergencias reales, quien necesita realmente una cama o puede esperar en una silla de ruedas incluso clasificar cada caso para optimizar el espacio y uso de los equipos para hospitales.

También se debe crear un área que este configurada para administrar atención y tratamiento a pacientes de menor agudeza, esta misma localización también podría usarse para manejar a los pacientes con problema ambulatorios, aunque suene sencillo clasificar a los pacientes y disponer de espacios físicos para ello ayudará a liberar procesos y optimizar las fases de atención.

En estos casos los sistemas de intercomunicación enfermo-enfermera juegan un papel indispensable creando canales de comunicación asertivos para detectar y atender emergencias a tiempo entre tanto caos, claro está antes de siquiera explicarle al paciente como se usa el sistema es imprescindible decirle claramente que sólo debe ser usado para emergencias porque de lo contrario podría entorpecer el trabajo de los profesionales de salud en general.

Otra opción que debe tomarse en cuenta para optimizar el flujo de pacientes es dirigir al personal a los departamentos más necesitados pero sin descuidar las otras áreas, y como último recurso no podemos olvidar asegurarnos de que los pacientes en los pasillos sean menos agudos y/o que hayan iniciado el tratamiento mientras esperan agilizando todo el proceso.

Es mejor que los pacientes que necesitan tratamiento médico reciban esa atención en una unidad de pacientes hospitalizados y nunca improvisado en un pasillo, a veces la «mentalidad de paciente interno» supone que la presencia de médicos y enfermeras hace que el lugar sea aceptable para tratarlo pero esto no siempre es así, un pasillo jamás estará físicamente estructurado ni equipado para proporcionar el nivel de atención hospitalaria que los pacientes ingresados requieren.

Ir a la 2da Parte…

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí