6 ventajas del brazo articulado en salas de cirugía

Con el paso del tiempo, los quirófanos han venido avanzando cada día más y las innovaciones para simplificar y mejorar las funciones del personal que labora en ellos ha aumentado considerablemente.

Los brazos articulados son aparatos que mejoran de forma considerable la eficiencia que existe dentro de un quirófano y gracias a sus diseños innovadores y mejorados, aumentan incluso el aspecto estético del lugar.

Con ellos se puede lograr tener un acceso a los diferentes módulos de suministro de gases médicos, a las instalaciones eléctricas, toma corrientes y monitores, que pueden y serán necesitados durante un proceso quirúrgico.

Es un sistema sumamente seguro que incluso posee un sistema de frenos, codificación con diferentes colores y módulos para el suministro adecuado de sus componentes.

Su estructura, completamente modular, hace que la precisión técnica sea mejor con respecto a la disposición y a la selección de los módulos que se utilizan dentro de la sala de cirugía.

6 ventajas del brazo articulado en salas de cirugía

Los brazos articulados pueden ser encontrados en diferentes tamaños y posicionarse de diferente forma, dependiendo de la necesidad que se tenga en el salón.

Son muchas las ventajas que se pueden obtener utilizando este tipo de brazo mecánico; a continuación, se mencionan las más importantes.

Ventajas quirúrgicas

Los sistemas de brazos articulados han sido creados y fabricados pensando en la función que ejercen los cirujanos.

Estos aparatos son muy fáciles de posicionar, y pueden ser fijados de forma segura y rápida por parte del equipo encargado de la instalación.

El dispositivo con un ajuste central puramente mecánico permite un posicionamiento simple y rápido de los endoscopios y otros instrumentos quirúrgicos necesarios dentro de una sala de cirugía.

Una vez que la posición del brazo ha sido establecida y fijada, ésta permanece en esta posición de manera segura durante toda la operación.

Ventajas en la anestesia

Estos sistemas han sido desarrollados pensando también en la función de los anestesiólogos.

Son relativamente sencillos de colocar y pueden fijarse de forma segura y rápida con un solo mando.

El dispositivo permite realizar un posicionamiento simple y rápido de los aparatos y tubos de respiración necesarios durante una cirugía.

Son aparatos que se mantienen firmes otorgando más seguridad y precisión.

Ventajes relacionadas con el posicionamiento del paciente

La enorme fiabilidad y la configuración de estos equipos que han sido desarrollados para mejorar también la estabilidad del paciente son fáciles de colocar y pueden ser ubicados con seguridad a las camas de los pacientes.

Poseen un dispositivo central mecánico que permite una adecuada sujeción de los brazos del paciente durante el proceso quirúrgico.

También poseen una almohadilla que además de darle comodidad la paciente, es fácil de limpiar y desinfectar.

El brazo en estos casos representa una fijación central rápida, eficiente y absolutamente fiable.  Los soportes en estos casos pueden ser laterales o verticales.

Ventajas para el monitoreo de pacientes

La monitorización del paciente es un aspecto básico y crucial durante una cirugía.

Los soportes han sido fabricados para poder sostener de forma adecuada el peso del monitor en una ubicación específica lo que ayuda a ahorrar espacio.

La base del brazo articulado deberá de ser atornillado a la mesa de operaciones por parte del personal encargado de la instalación.  Es fácil de posicionar y se hace con una única perilla.

Puede ser colocado en cualquier posición, por lo general donde se considere que brindará una visión óptima.

Ventajas para la ventilación del paciente

Estos aparatos médicos han sido desarrollados de manera tal que sean fáciles de ubicar y para que funcionen de forma segura por medio de su central mecánica que permite un posicionamiento simple, rápido y firme de todos los aparatos relacionados con la respiración y ventilación del paciente.

Son aparatos que pueden sostener las mangueras y tubos de ventilación necesarios para mantener al paciente con los niveles adecuados de oxígeno.

Además, ahorra espacio y evita que las mangueras estén en el suelo garantizando una mejor distribución de los gases médicos.

Ventajas relacionadas con la seguridad

Tomando en cuenta que la seguridad es uno de los aspectos más necesarios dentro de una sala de cirugía, los brazos articulados han venido a promover este aspecto gracias a su versatilidad y funcionalidad.

Uno de los principales aspectos relacionados con esta ventaja es la capacidad que brindan de ahorrar espacio, evitar cables en el suelo y mayor seguridad para los cirujanos.

Las conexiones rápidas y seguras que se hacen por medio del brazo articulado simplifican de forma considerable las labores dentro del quirófano y de todos los componentes eléctricos y dispositivos médicos que se conectan a ellos.

Es una excelente opción para poder incluso colocar luces LED y plataformas de control para la cirugía.

Los brazos articulados para los salones de cirugía promueven el orden y el buen funcionamiento de los equipos dentro de la sala, mejora la operación de los médicos encargados de la cirugía y le brinda mayor seguridad al paciente que es intervenido.

Gracias a sus componentes de conexión rápida, los técnicos encargados de la instalación pueden realizarla de forma rápida y eficaz, conectando cada uno de los elementos que lo conforman adecuadamente, mejorando la función del quirófano en general.

Fuente:
fisso.com

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí