Sistema de suministro de gases de anestesia

Dentro de los hospitales, los equipos de gases de anestesia son un componente esencial de todos los trabajos e intervenciones que se realizan dentro del lugar.  Son máquinas que poseen ciertas características vitales que permiten aplicar anestesia durante ciertos procedimientos médicos de forma correcta y con todos los aspectos de seguridad que implica un adecuado suministro de gases. 

Un equipo de anestesia se caracteriza por tener tres componentes funcionales.  Un sistema de alta presión que recibe los gases de su fuente a alta presión haciendo que la presión se mantenga constante.

Sistema de suministro de gases de anestesia

Por otro lado está el sistema de presión intermedia, que recibe los gases hospitalarios y los pasa a varios medidores de flujo y/o a una válvula de descarga de oxígeno.

Finalmente, el sistema de baja presión transporta los gases desde los caudalímetros hasta el sistema de ventilación del paciente.

Tipos de equipos de anestesia y otros componentes

Existen varios tipos de máquinas o equipos para la aplicación de anestesia, entre ellos podemos mencionar:

  • Sistemas Integrados: son elaborados para quirófanos que tienen horarios de cirugía muy exigentes.  Estas unidades con frecuencia ofrecen 3 cámaras de vaporización, monitoreo integrado, ventilación, manejo de gas, y poseen características para trabajar con sistemas de datos electrónicos.
  • Sistemas pequeños: En muchos casos, el espacio en el quirófano es limitado y las máquinas que son complejas no son óptimas. En este caso, la mejor solución son las unidades que tienen buenas características pero que ocupan poco espacio.
  • Accesorios de anestesia: existen accesorios diferentes para los equipos de anestesia, incluyendo video laringoscopios reutilizables y desechables, ventiladores, vaporizadores y más.

El sistema de suministro de gases médicos incluyendo el servicio de anestesia, debe de contar con una adecuada guía de diseño y para ello existen algunos aspectos que deben de ser tomados en cuenta en el momento de empezar a construir dicho sistema.

6 Aspectos a considerar

  1. Guía de diseño

Se deben de especificar las características que debe tener el sistema de suministro, así como los resultados que se esperan obtener.  Se debe tener en cuenta si la construcción se hará en un hospital completamente nuevo, si es en un hospital ya fabricado sin un sistema centralizado de gases o si se necesita ampliar dicho sistema de suministro.

  1. Integración adecuada del equipo de diseño

Probablemente este es el aspecto más importante para la construcción de un sistema de suministro de anestesia.  Es fundamental que el personal técnico y el equipo de trabajo encargado de la construcción de dicho sistema sea el adecuado y que cuente con experiencia previa y estudios.  Los arquitectos, ingenieros, administradores e incluso los médicos juegan un papel muy importante en este aspecto.

  1. Elaboración de un plano arquitectónico

Este es un paso vital para realizar con éxito el diseño del sistema de anestesia, sobre estos planos se colocará la ubicación de las diferentes fuentes, las tomas de salida de los mismos, y las redes de distribución.

  1. Definir las necesidades hospitalarias

Debe de ser el primer aspecto en establecerse para contar con un modelo de gestión para la construcción y el uso de los sistemas de anestesia.  Los médicos y el personal de enfermería son importantes, pues los técnicos deberán contar con sus opiniones para determinar la mejor construcción de la red.

  1. Conocer el número de tomas y caudales necesarios

Se debe tomar en cuenta la cantidad de tomas o salidas y los caudales que se van a necesitar.  Para esto, los técnicos deberán apegarse a las normas estándares elaborados por organizaciones especializadas, encargadas de definir la cantidad dependiendo del lugar en donde se encuentre dentro del hospital.

  1. Realizar un adecuado análisis sobre la ubicación de los suministros de anestesia

Este es un aspecto básico pues por medio de él se puede determinar la ubicación más segura, accesible y menos vulnerable para la construcción del sistema de anestesia.  Es importante determinar los lugares en donde se necesitará la anestesia para evitar que esté en contacto con fuentes de calor.

El equipo encargado de instalar los sistemas de anestesia y el personal hospitalario deben de estar conscientes de los riesgos relacionados con el sistema.  Cuando hay un mal funcionamiento, las instalaciones hospitalarias y los pacientes estarán en riesgo inminente.  Por esta razón, se debe estar pendiente de los siguientes aspectos:

  • Riesgos eléctricos: los equipos de anestesia deben de contar con un suministro eléctrico que posea contactos polarizados de grado hospitalario y que estén conectados a tierra.
  • Riesgos mecánicos: los tubos que se utilizan para conectar los gases deben de ser bien instalados pues podrían provocar que el flujo de anestesia sea cortado provocando una situación de emergencia.  Los cables deben tener una posición estratégica para evitar que el personal los desconecte o que desplacen el equipo por accidente.
  • Riesgos ambientales: estos pueden llegar a ser un peligro para el paciente y el personal pues algunos pueden iniciar procesos de combustión.
  • Riesgos de operación: la capacitación que tenga el personal que instala los equipos es fundamental pues de ellos también depende que la operación de los sistemas funcione adecuadamente.

Es importante que las unidades de quirófanos soliciten y programen mantenimientos de forma continua para prevenir posibles riesgos y accidentes y al mismo tiempo, asegurar la disponibilidad y la función adecuada de todos los sistemas de gases de anestesia.

Fuentes:
www.futurehealthconcepts.com/blog
www.redicces.org.sv

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí

Deja un Comentario...

*