5 elementos claves en la construcción del quirófano híbrido

Un quirófano híbrido es una sala de operaciones que ha sido equipada con equipo de imágenes avanzado que permite a los cirujanos, radiólogos y otros proveedores utilizar imágenes en tiempo real para guiar y evaluar mientras realizan cirugías complejas.

Un quirófano típico puede utilizar equipos móviles de diagnóstico por imágenes, pero no produce las imágenes de alta calidad que se necesitan para procedimientos más delicados.

Un verdadero quirófano de este tipo incluirá una máquina de rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética incorporada en el brazo en C.

Existen varios elementos que son considerados como puntos clave en el momento de construir y diseñar un quirófano híbrido.

5 elementos claves en la construcción del quirófano híbrido

A continuación, se explican los 5 aspectos claves en la construcción del mismo.

Ubicación del quirófano

La ubicación del quirófano híbrido es crítica; su eficiencia depende de su ubicación estratégica.

Los procedimientos realizados en la sala determinarán la ubicación en relación con otras funciones del hospital, el tipo de equipo necesario, el tamaño de la sala, el flujo de pacientes y personal, y muchos otros factores.

En el aspecto de la construcción, cada metro cuadrado es de vital importancia.

El código general requiere que una sala de operaciones tradicional tenga un área de piso despejada mínima de 400 pies cuadrados.  En vista de que este tipo de sala de cirugía necesita de un espacio adicional para poder colocar el equipo y para proporcionar una mayor flexibilidad para los tipos de procedimientos que se realizan, estas salas suelen tener un promedio de más de 1.000 pies cuadrados.

Funcionabilidad adecuada

La funcionalidad en el proceso de la construcción del quirófano es la clave.

La coordinación y planificación adecuada es un aspecto fundamental para poder asegurar que el equipo en el quirófano híbrido esté correctamente ubicado y que funciona de forma adecuada.

Estas suites están compuestas en ocasiones de hasta 100 dispositivos y sistemas médicos diferentes de múltiples proveedores.

Por esta razón, cuidar que las luces, los sistemas de integración, los diferentes brazos quirúrgicos, la ventilación, los sistemas de monitoreo y alarmas funcionen de forma correcta manteniendo al mismo tiempo una buena coordinación.

Para funcionar como un quirófano, los difusores laminares y la iluminación debían estar centrados sobre la mesa.

Los rieles fijos y el carro móvil para el brazo en C tendrían que estar ubicados una gran zona de exclusión aérea sobre el centro de la habitación.

Esta zona de exclusión hace que los soportes de la pluma se coloquen hacia el exterior de la habitación y requiere brazos largos para permitir que las luces y los monitores se lleven a la ubicación correcta.

Altura del techo

La altura que debe de tener el techo es de vital importancia, a pesar de que es similar a un quirófano típico, en él existe una serie de equipos adicionales y barreras de luz que deben de ser soportadas por el techo.

Un sistema de imágenes debe de ser montado en el techo y por esta razón deberá de ser lo suficientemente fuerte para soportar el peso.

Una de las mejores soluciones que pueden tomarse en cuenta es el uso de un sistema de techo integrado, el cual logra integrar el difusor de flujo laminar, la iluminación de la sala, los soportes de la pluma e incluso el soporte del equipo de imágenes del brazo en C, todo ello en un sistema prefabricado modular.

El bajo perfil y las mínimas conexiones de campo permiten un amplio espacio para que los conductos y servicios permanezcan en su lugar.

Requisitos para las imágenes de diagnóstico

Cada uno de los equipos que se utilizan para el diagnóstico por imágenes tendrá sus propios requisitos específicos de espacio.

La instalación y los detalles de los equipos para un quirófano son similares a los de una sala de rayos X típica, requiriendo el diseño y la construcción de un blindaje usando un blindaje de plomo, puertas y rejas, y protección de plomo en todas las penetraciones.

Además del área de operación, un quirófano híbrido necesita también de una sala de control y una sala de equipos separadas.

Un quirófano puede tener equipo adicional que no es estándar en una sala de rayos X típica, como los gabinetes de calentamiento y el núcleo estéril en los quirófanos y éstos también deberán de ser contemplados en el plan de construcción.

Creación de un flujo de trabajo eficiente

Los desafíos en el diseño de un quirófano híbrido le dan a la equipo de proyecto multidisciplinario la oportunidad para mejorar el flujo de trabajo para los que usarán el espacio.

El desarrollo de un modelo de flujo de trabajo creativo permitirá la creación de un entorno que se adapte a las imágenes, equipo y espacio, sin dejar de permitir flexibilidad para localizar la mesa de operaciones

El quirófano híbrido es esencial para la integración multidisciplinar en el quirófano, ya que combina el diagnóstico y la cirugía con un equipo de especialistas, creando una verdadera asistencia sanitaria en equipo.

A medida que la tecnología aumenta y se pueden realizar más cirugías con procedimientos de intervención mínimamente invasivos, los quirófanos híbridos siguen siendo cada vez más populares.

Estas salas se convertirán en el estándar de las suites operativas de las nuevas instalaciones.

La incorporación de los quirófanos híbridos en las estructuras existentes seguirá siendo un reto, lo que requerirá una comunicación abierta, colaboración, una gran atención a los detalles y un equipo de diseño experimentado.

Fuente:
www.nacarchitecture.com

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí

Deja un Comentario...

*