La gestión eléctrica en el rendimiento de los hospitales

La gestión eléctrica en los centros de salud es uno de los aspectos más importantes para mantener las instalaciones hospitalarias funcionando de manera adecuada.

En la actualidad, los requisitos y las normas que deben de seguirse para lograr una adecuada gestión eléctrica tienen como objetivo el poder garantizar que todas las instalaciones de electricidad, los sistemas de distribución de la misma y los dispositivos médicos funcionen de manera correcta y sin riesgos para el paciente y el personal hospitalario.

La gestión eléctrica en el rendimiento de los hospitales

Para poder implementar la gestión eléctrica hospitalaria, existen varios elementos mínimos que deben de cumplirse y que las instituciones de salud deben de tener cuando los ingenieros y técnicos especialistas implementan e incorporan un programa de seguridad, estos son:

  1. Realizar inspecciones y pruebas de los equipos médicos en los sistemas eléctricos dentro del hospital para obtener pruebas del funcionamiento de los mismos.
  2. Incluir dentro de los estándares de compra, el tipo de equipo que se necesita y que además, los equipos provengan de fabricantes reconocidos en el mercado.
  3. Los equipos médicos que funcionan con electricidad deben de cumplir con todas las normas de seguridad establecidas en la región.
  4. Brindar entrenamiento profesional a todo el personal con respecto a la seguridad eléctrica. En este aspecto se incluyen directrices que se aplican a todos los dispositivos eléctricos en general para mejorar así su rendimiento y aumentar la seguridad.
  5. Realizar investigaciones con respecto a los incidentes y los peligros para de esta forma aumentar la seguridad hospitalaria.

Medidas de gestión eléctrica para mejorar la eficiencia energética hospitalaria

Existen varios tipos de medidas que pueden y deben de ser tomadas por los centros hospitalarios con el objetivo de alcanzar una adecuada eficiencia energética, estas medidas pueden dividirse de la siguiente manera:

Medidas simples que no necesitan de financiamiento especial por parte del hospital, entre ellas mencionamos:

  • Control de las condiciones térmicas naturales dentro de la instalación hospitalaria.
  • Revisiones de forma periódica y mantenimiento de las instalaciones eléctricas.
  • Revisiones de sistemas eléctricos como los aires acondicionados.
  • Eliminar el uso de los sistemas de agua caliente en las duchas de no ser necesarias.
  • Uso de luces artificiales de bajo consumo, principalmente luces LED.
  • Utilizar el uso de ahorro de energía en los equipos médicos que tengan esta opción.

Medidas de costo bajo que necesitan de una inversión por parte de la administración, por ejemplo:

  • Cambiar las ventanas y las puertas que no posean protección térmica.
  • Mejorar el aislamiento de las plantas de electricidad.
  • Mantener la constante limpieza de las tuberías que suministran electricidad.
  • Reducir la cantidad de alumbrados y utilizar temporizadores eléctricos.

Medidas de seguridad que incluyen la reconstrucción, que necesitan de una inversión y de personal técnico capacitado, por ejemplo:

  • Aislamiento de paredes, techos y pisos,
  • Instalación de redes de agua caliente para duchas.
  • Utilización de energía solar para mantener la producción de energía.
  • Mejoras en la calidad de la energía eléctrica que es utilizada por la institución.

Objetivo de la gestión eléctrica hospitalaria

Su principal objetivo es el de lograr reducir al mínimo los efectos negativos que puede provocar un fallo en el suministro energético del hospital.

Para ello, es importante que los técnicos e ingenieros clasifiquen el tipo de carga eléctrica que se maneja dentro del hospital, de esta forma, se pueden encontrar dos tipos de cargas:

  1. Cargas no esenciales: son el tipo de carga eléctrica que no necesita de suministros adicionales de electricidad para poder funcionar.
  2. Cargas esenciales: estas se pueden dividir en los siguientes rubros
  • Esenciales críticas que necesitan de conexión instantánea.
  • Alimentadas por sistemas de alimentación ininterrumpida.
  • Cargas con baterías incorporadas como en el caso de la iluminación.
  • No críticas, en otras palabras, que no necesitan de una conexión de forma inmediata.

La adecuada gestión eléctrica hospitalaria debe de ser vista como un esfuerzo grupal, que sea organizada y estructurada con el objetivo de poder alcanzar la mejor eficiencia en cuanto al suministro de electricidad se refiere y que además debe de incluir el uso adecuado de los recursos energéticos con los que cuenta la institución.

Es de esta manera que se logra alcanzar un uso racional de la electricidad, reduciendo el consumo de la misma y manteniendo al mismo tiempo la adecuada productividad, calidad de los servicios y la calidad de atención que se le brinda al paciente hospitalario.

Este tipo de gestión es considerada como la mejor forma de lograr mantener y conservar adecuadamente la energía, además de brindar los cuidados necesarios para proteger el medio ambiente.

En la actualidad, una de las mejores herramientas con la que los centros hospitalarios pueden contar es con la Tecnología de Gestión Eléctrica la cual es un tipo de tecnología formada por procedimientos y herramientas innovadoras que aplicadas adecuadamente, permiten que el personal encargado de las redes eléctricas pueda identificar y utilizar sus conocimientos para lograr brindar ahorro energético a los centros hospitalarios reduciendo así los gastos innecesarios.

Para poder conseguir la eficiencia energética en un centro de salud, la mejor solución hospitalaria es contar con planes que se renueven de forma constante y que además involucre a todo el personal que labora en el centro hospitalario.

Fuentes:
www.elhospital.com
www.sostenibilidad.com

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí

Deja un Comentario...

*