Secretos sobre los compresores de aire grado médico

Los grandes hospitales suelen utilizar aire comprimido para fines importantes relacionados con operaciones, pero realmente el compresor de aire grado médico suministra un  ambiente limpio y seco sin mencionar que brinda un alto nivel de fiabilidad; estos sistemas no son inmunes a los problemas de eficiencia.

Por esta razón se debe mantener una presión mínima, mantenimiento optimo y pruebas antes de su instalación final; el aspecto que más resalta es que proporciona un ambiente estéril, donde el contagio de enfermedades tiene niveles muy bajos o nulos y el intercambio ambiental es realmente saludable.

La importancia del compresor de aire grado médico, radica que es el principal motor para el funcionamiento del complejo de edificios que componen un hospital, algunos incluyen refrigerado por agua y otros compresores alternativos para evitar averías a futuro.

El aire comprimido es necesario para la construcción de los controles de climatización, equipos de lavandería, laboratorios y talleres de mantenimiento generales en el hospital.

Los Compresores De Aire Grado Médico Ecologicos

Un dato importante y que muchas compañías pasan por alto es determinar la eficiencia del sistema en todos los sentidos, incluyendo la medición de energía y seguimiento de consumo, de esta forma se pueden crear figuras de referencia para futuras remodelaciones o construcciones, basando la elección del equipo médico no solo en el precio, calidad o funcionamiento sino también en adaptabilidad a futuro.

Se han realizado varios estudios comparando el consumo de energía entre un compresor centrifugo y un compresor de aire grado médico, las diferencias han sido asombrosas los cálculos mostraron que la carga promedio de un compresor centrifugó es aproximadamente de 300 pies cúbicos por minuto, sin embargo el consumo de energía del sistema equivale a  1.400.000 kWh arrojando un costo de $ 68.500, mientras que el compresor indico un consumo de 49 kW por 100 pies cúbicos por minuto siendo más favorable a nivel funcional y económico.

La gran mayoría de la energía de entrada utilizada para la compresión del aire se convierte en calor, lo que quiere decir que la captura y recuperación de este calor residual produce una gran oportunidad para mejorar la eficiencia y reducir los costos de energía.

Ya sea que su uso sea para calefacción, secado al aire o de reposición de aire para la caldera; en pocas palabras la recuperación de calor puede ser muy rentable para ahorrar recursos y dinero, detalles como estos son los que hacen la diferencia entre hospitales con visión ambiental y aquellos que solo se enfocan en el diseño sin integrar todos los recursos que se pierden en el camino, actualmente la construcción de recintos hospitalarios apoya el reciclaje y reutilización de materiales para acarrear menos consecuencias y daños al medio ambiente.

Por esta razón han emergido nuevas tecnologías que apoyan este concepto, una de las más modernas son los compresores de aire completamente libres de aceite, el cual consume poca energía y proporciona aire libre de hidrocarburos es decir aire grado médico, de esta forma se pueden mantener los niveles de sepsia y esterilización acordes con el ambiente.

La mayoría de los compresores de aire convencionales que se encuentran en el mercado son lubricados por aceite; con frecuencia emiten vapores de hidrocarburos y posiblemente hasta aceite en las líneas conductoras, lo que es sumamente peligroso para los pacientes, familiares y personal que labora dentro del hospital tanto médico como administrativo, sin mencionar los equipos que funcionan con él mismo ventilador, en conclusión es seguro y a la larga más económico emplear un compresor libre de aceite antes de confiar en los filtros.

La selección de compresores de aire y controles deben tener en cuenta las necesidades de los diferentes puntos de uso, la capacidad del aire para cada uno cuando está completamente cargado, y la frecuencia de estos requisitos.

La capacidad del compresor de espera también se debe considerar, teniendo en cuenta la naturaleza esencial de una aplicación y el coste de tiempo de inactividad en comparación con el coste de un compresor de repuesto.

Dentro del diseño funcional otro de los secretos es que el sistema debe tener resortes para reducir las vibraciones, mantener bajos niveles de ruidos para lo entorpecer el trabajo del personal que se encuentre cerca, aportar un diseño modular para que el proceso de instalación sea lo más eficiente posible sin hablar de que siempre se mantengan normas de seguridad estándares según el estado y país, al momento de seleccionar cada equipo es vital tomar en cuenta su origen, características y adaptabilidad para analizar si realmente se adapta al proyecto que se está llevando a cabo.

Al pensar en hospitales lo primero que se viene a la mente son doctores, enfermeras e inyecciones pero la mayoría de personas no toma en cuenta todo el trabajo que requiere el diseño, planeación y construcción de recintos hospitalarios seguros y confiables, va mucho más allá de los cuadros que están en la sala de espera o la distribución de los baños, en este caso es importante hasta el equipo que se utiliza para que el aire sea realmente estéril y no genere consecuencias a futuro, se debe tomar en cuenta que el resultado final pondrá en riesgo a miles de pacientes o por el contrario ser un apoyo fundamental para que su recuperación sea totalmente integral.

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí