¿Qué implica la renovación de una máquina de anestesia?

Al comprar una reformada, es probable qué te hagas preguntas con respecto a qué ocurre en el proceso de restauración de la misma. ¿En qué consiste el proceso de tomar una máquina vieja o usada y hacerla funcionar y parecer nueva?

Tener una máquina que parezca nueva es una hazaña, pero tener una que además funcione como nueva es mucho más importante, lo cual requiere de gente capacitada y observadora.

Las empresas que reacondicionan el deben tener un equipo biomédico de buena reputación respaldándoles con el fin de reconstruir con éxito los sistemas de anestesia que en última instancia terminarán de nuevo en una sala de cirugías con un paciente y un equipo para el caso; sin un grupo bien educado y con experiencia, el proceso de renovación no sería posible.

Experiencia, conocimiento y experticia son los rasgos necesarios que requiere el equipo de remodelación que tenga como tarea reconstruir y renovar un equipo, haciéndolo volver a funcionar correctamente, por lo que se hace de carácter imprescindible contar con un personal o compañía que tenga una buena reputación, así como un historial que la respalde.

¿Qué implica la renovación de una máquina de anestesia?

Describiendo el proceso, el primer paso vendría siendo comprar o recibir un de segunda mano, para luego proseguir a una inspección completa y exhaustiva; el equipo es revisado, evaluado y analizado, el siguiente paso es preparar el equipo para ser pintado, la máquina es cubierta, pegada y cebada antes de ser llevada a la cabina de pintura para colocarle una nueva capa.

Una vez que la máquina ha sido pintada, el equipo biomédico de entre el personal encargado debe ajustar y afinar cualquiera de los aspectos mecánicos de la máquina, reemplazar los sensores y baterías de oxígeno, instalar kits de mantenimiento preventivo y realizar una inspección visual de todos los elementos de hule, goma o caucho; se reemplazan los componentes desgastados y se aseguran de que la unidad esté en condiciones cosméticas excelentes con solo imperfecciones menores y que funcione como nueva. Finalmente, la máquina es detallada y pulida antes de ser empaquetada y enviada a su destino final, de ser realizado correctamente el proceso, el producto final debe estar en condición excepcional, algunas compañías que venden estos bienes incluso ofrecen una garantía.

El proceso de renovación de una de segunda mano es una operación cuidadosa y meticulosa que requiere gran atención al detalle, por lo que es necesario nuevamente recalcar la importancia de elegir una compañía de excelente reputación que sea conocida por la calidad de los resultados que provee a sus clientes.

Sin embargo, a pesar de lo que podamos decir al respecto, en el fondo muchos seguimos viendo el resultado como “una máquina usada”, por lo que en algún punto aparece en nuestra mente la siguiente interrogante (cuya respuesta abarcaremos a continuación):

¿Es una máquina de anestesia nueva mejor que una vieja?

Al comprar las correspondientes para un nuevo centro de cirugía o recinto de salud, un montón de cosas vienen a nuestra mente en términos de qué máquina de anestesia comprar, factores como: tamaño, nombre de marca y facilidad de uso son todas las cualidades a considerar al decidir sobre qué máquina es la mejor opción para adquirir, pero probablemente la cuestión más urgente tanto tiende a ser el tiempo que tenga la máquina, por ello: ¿es una nueva máquina de anestesia mejor que una más antigua?

Cuando se trata de algo tan crítico como la administración de anestesia durante una cirugía, ¿existe alguna competencia real entre equipos nuevos y viejos?

Muchos dirían “sí” sin dudarlo, mediante la compra de un nuevo y más moderno equipo de anestesia, está garantizado que serás el primero en operarlo; sin embargo, esto de ninguna manera quiere decir que esté garantizado que funcione correctamente, fácilmente o a tu gusto.

Una nueva máquina significa nueva y nuevas aplicaciones para aprender, lo anterior significa que debes familiarizarte con nuevas herramientas y operaciones, así como dominar dichas herramientas antes de que se lleve a cabo la primera cirugía. Aprender a manejar correctamente un nuevo equipo quizá sea algo sencillo para algunos, pero quizás no sea el caso para un anestesiólogo experimentado, dado que ha estado trabajando con una máquina del mismo tipo durante años. Por ello, la compra de una máquina reformada con la que él o ella esté familiarizado/a probablemente sea la opción más acertada.

Así que, ¿cómo decidir si una máquina de anestesia nueva es mejor que una usada?

La respuesta varía dependiendo del caso, el recinto de salud debe decidir primero si está preparado para pagar por una nueva máquina en comparación a una renovada, si el hospital está estructurado financieramente para adquirir nuevos equipos, la elección quedaría en la comodidad del anestesista con la máquina que él o ella ha usado en el pasado, ¿está dispuesto él o ella  a aprender nuevos procesos o prefiere seguir con aquello a lo que se ha habituado? Al final del día, ambos factores deben ser tomados en cuenta por igual, ya que lo que buscamos en estos casos, es un incremento de la eficacia del servicio, pero también en el nivel de productividad.

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí

Deja un Comentario...

*