Mesas quirúrgicas: consideraciones a tener en cuenta, parte 1

Es claro que las mesas quirúrgicas no se ensamblan en un día, su creación conlleva un proceso que lleva su tiempo, pero a pesar de esto, cada mesa quirúrgica experimenta ciertos problemas en algún momento y hasta cierto punto. Debido a ello, basándonos ​​en nuestra experiencia y conocimiento, te presentaremos a continuación los problemas más comunes con mesas de salas de cirugía que debes conocer.

Controles manuales

Por lejos, una de las cosas que más comúnmente se dañan, los controles de mano son propensos a dañarse eventualmente, sin importar qué marca de mesa quirúrgica utilices.

Mesas quirúrgicas consideraciones a tener en cuenta

Quizás estés pensando que un control de mano es una pieza tan pequeña que probablemente ni sea tan importante, de ser el caso, tendrás prontamente tu respuesta cuando este deje de funcionar y tengas que prepararte para tu siguiente cirugía.

En realidad, hay varios puntos a tratar dentro del problema general de estos controles, que se explican en varios de los puntos siguientes.

Cable

Muchas veces, el cable se romperá debido a ser halado o estirado, al igual que si este es excesivamente largo, existen más probabilidades de que se enganche con algo y de rompa (al menos desde dentro).

Comprueba la durabilidad del cable. ¿Es enrollado o recto?

Cada unidad de control manual tiene un componente protector, que de romperse (como ocurre con ciertas marcas más rápidamente en comparación a otras), el cordón pasa a experimentar una mayor fricción cuando se coloca sobre el borde de la mesa. Una vez que el cable está dañado, el control de mano pierde toda funcionalidad, haciendo que la mesa sea virtualmente inútil.

Componentes electrónicos

El control manual es básicamente igual que cualquier otro mando a distancia, pulsas un botón y se activa una función eléctrica, y al igual que cualquier tipo de placa de computadora, sabemos que hay diferencias en la calidad de soldadura y microchips.

Carcasa

Los controles de mano tienden tener cierto maltrato, ya sea que reciba golpes contra la mesa o cayéndose al suelo de forma accidental, en este aspecto la carcasa hace toda la diferencia; en base a esto, recomendamos que le hagas las siguientes preguntas a tu vendedor:

  • ¿La carcasa está hecha de plástico o metal?
  • ¿El clip está hecho de plástico o metal?
  • ¿Qué tipo de metal? ¿Acero, aluminio, etc.?
  • ¿Cómo se fija el clip a la carcasa? ¿Es una pieza sólida o el clip está unido con un tornillo o adhesivo?
  • ¿Están los botones empotrados o pueden sacarse?

Calibración

Todos somos conscientes de que las piezas móviles de cualquier producto o equipo experimentan algunos problemas de calibración con el tiempo, lo mismo ocurre con las mesas quirúrgicas; por ello, debes buscar una mesa que requiera una re-calibración mínima, ya que hacer esto constantemente hace que se pierda tiempo valioso y afecta la durabilidad de la mesa.

Volver a nivelarse

Algunas quejas que hemos visto en los últimos años se basan en que la mesa se mueve en camino a su posición original pero no la alcanza totalmente, si resulta que este es tu caso, quizá la razón sea algo más que un problema de calibración.

Inclinación lateral

Esta característica pone cierto estrés en este equipamiento para salas de cirugía, especialmente en casos en que el paciente ronda el peso máximo que la mesa indica. Hay esencialmente tres cuestiones que pueden suceder:

  • La mesa no alcanza su grado máximo de inclinación.
  • La mesa no regresa a su posición original.
  • Esta se inclina más de lo debido

En el tercer caso, la cuestión vendría siendo muy grave, pues quizá la tabla esté desalineada, lo cual significaría más un problema mecánico.

La mesa empieza a bajar

Si intentas sujetar algo pesado en tu mano por encima de su cabeza por un período prolongado de tiempo, eventualmente tu brazo comenzará a bajar; lo mismo ocurre con las mesas, a medida que haya que subir y bajar pacientes, debido al peso de estos, la mesa quirúrgica empezará en algún punto a mostrar signos de debilidad y será más difícil que se sostenga a una determinara altura.

Esto es especialmente cierto si tienes este tipo de equipamiento para salas de cirugía y el mismo indica un peso máximo por el cual los pacientes tienden a estar rondando, aunque se encuentren un poco por debajo del mismo (es decir, una mesa quirúrgica con un peso máximo para 200 kilos en la que se coloquen pacientes que pesen más de 160).

De tener estos pacientes el mismo peso, pero tener el hospital mesas que suporten hasta 500 kilos, el grado de tensión sobre estas sería mucho menor.

Secciones para las piernas

Si bien ha hemos tenido experiencia (y probablemente tú también) con casos en que las secciones de las piernas bajan más de la cuenta, el problema más común es que dichas secciones no se alineen. Esto probablemente se deba fallas en los pines que hayan sufrido cierto estrés o desgaste.

Armazón exterior y su mecánica

Por mucho, uno de los mayores problemas de servicio que vemos es el rompimiento, agrietamiento y flexión del armazón externo de una mesa quirúrgica, cuyas implicaciones varían desde ser puramente cosméticas hasta ser perjudiciales para su funcionamiento.

Cuando necesites optar por este equipo para hospitales, pregúntale al vendedor de qué material está hecho; si bien existen marcas que utilizan una cubierta de fibra de vidrio en algunos modelos, la mayoría de las demás utilizan acero inoxidable. Sin embargo, recuerda que la fuerza del acero inoxidable también varía.

Ir a la 2da Parte…

Seisamed

Si desea que le enviemos alguna cotización favor de llenar el formulario de contacto, Haga Click Aquí